viernes, 10 de noviembre de 2017

Complemento de Pago (CFDI 3.3)


Con la puesta en marcha del nuevo modelo de facturación implantado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) conocido como CFID 3.3 con plena vigencia a partir del primero de diciembre-2017, que a grandes rasgos obliga a la utilización de catálogos (aquí dejo una hoja de cálculo que contiene estos catálogos actualizados al 19 de octubre-2017) para el llenado de las facturas a emitir, se crea también el llamado Complemento de pago para todas las facturas que no sean pagadas dentro del mismo día en que se emiten.

Entonces las facturas pueden emitirse, según sean cobradas, por el Método de pago:
  • PUE Pago en una sola – única exhibición (pago el mismo día en que se emite la factura
  • PIP Pago inicial y parcialidades
  • PPD Pago en parcialidades o diferido

Así, las facturas emitidas que sena pagadas con posterioridad o en parcialidades (PPD), ó aquellas que cuenten con un pago inicial y posteriormente sena liquidadas (PIP), se crea la obligación de emitir este Complemento de pago por cada pago. La emisión de este complemento debe hacerse cuando más en el décimo día del mes siguiente en que se reciba el pago.

Los proveedores de emisión electrónica por internet de facturación van creando su propia herramienta pare emitir este complemento de pago.

No obstante, el SAT proporciona de forma gratuita el servicio de emisión de facturas, y con ello, la emisión gratuita del Complemento de pago, en su portal
SAT /Trámites /Factura electrónica /Generación gratuita

Para acceder a este servicio primero deben aceptarse las condiciones de servicio firmando de conformidad con la Firma Electrónica (FIEL). Y cada vez que se selle un documento, sea factura o complemento, se deberá sellar con la FIEL (haciendo uso de los archivos .key .cer y su contraseña asociada).

Una vez dentro del portal de facturación se selecciona la opción “Generación de CFDI”

Haciendo mención sólo de los campos de llenado obligatorio:

Emisor /Receptor:
  • El tipo de factura es “Pago”


Comprobante:
  • Código postal (del emisor)


Complementos: se selecciona “Recepción de pagos”
Y se agrega un formato:
  • Forma de pago: selecciona del menú (efectivo, transferencia, etc.)
  • Fecha de pago: la fecha en que se recibió el pago

  • Moneda: selecciona del menú
  • Monto: el monto del pago recibido

Por supuesto, se debe hacer referencia a la factura a la cual corresponde el cobro:
Se marca la casilla: Adicionales “Documentos relacionados al pago”



Se hace clic en “Aceptar”, lo que mostrará una pestaña titulada “Documentos relacionados”:



  • ID del documento: el folio fiscal de la factura a la cual se refiere al pago
  • Moneda: selecciona del menú
  • Método de pago: selecciona del menú (este dato corresponde al que se anotó en la factura a la cual se refiere el pago)
  • Número de parcialidad: el número de pago recibido (1, 2, etc.)
  • Importe del saldo anterior: el importe original de la factura, ó el saldo pendiente de cobro si es que ya antes se recibió algún pago a esta factura
  • Importe pagado: el importe cobrado
  • Importe del saldo insoluto: 0 (cero) si es que se cobró en su totalidad la factura, ó el saldo pendiente de cobro después de recibida la parcialidad de que se trate

El SAT ofrece la posibilidad de guardar temporalmente los datos del documento(s) si es que en ese momento no se desea sellar por cualquier motivo.

Finalmente se sella el documento, en este caso el Complemento de pago, y se descarga en su formato .xml y .pdf

viernes, 21 de julio de 2017

Los monstruos no existen


Si alguien se empeña en insistir en que existen, tan sólo considere a alguno de ellos en nuestra época actual. Por ejemplo, el Monstruo de la Laguna Verde, o Negra, o del color que prefiera, para el caso resultará igual. Sin importar el color del que haya sido originalmente, para el día de hoy seguro es negra, o lodosa en aras de la precisión.

De haber existido, en sus buenos tiempos el tal Monstruo pudiera haber sido temible, digo temible para peces, sapos, ranas y alimañas de los alrededores. No puedo pensar en ningún Monstruo de cualquier Laguna que se preciara de serlo, que hubiera elegido alguna Laguna siquiera remotamente cerca de alguna urbanización.

De haber sido temible para la raza humana solo pudiera haber sido para proteger su entorno ecológico, su hogar, vaya. Y aún aceptando eso ¿se imaginan al Monstruo de la Laguna enfrentándose a una cuadrilla de operadores que mediante la fuerza bruta de una retro-excavadora pretendiera urbanizar su Laguna? ¿Pueden imaginarse al Monstruo de la Laguna enfrascado en el burocratismo de la oficina estatal de urbanismo, intentando hacer valer sus derechos sin contar con cuenta de catastro ni boleta alguna de pago predial o toma de agua? Vamos, siendo honestos, ni Green Peace podría haber hecho gran cosa por mantener la Laguna del tal Monstruo.

Pero bueno, cerremos los ojos por un momento a la realidad, y concedamos que remotamente el Monstruo pudiera haber mantenido su Laguna a salvo de la urbanización. Supongamos que la Laguna, como tal, pudiera existir al margen de la urbanización más próxima. Bueno, quizás la Laguna no estuviera al lado de un camino asfaltado, o rodeada de un camino de gravilla para que los vecinos se ejercitaran por las mañanas, haciendo jogging. Pero de seguro, muy seguro, la Laguna no se habría podido salvar de recibir las aguas residuales del poblado próximo. O de los desechos químicos, tóxicos, de la planta industrial construida al margen del poblado. Si el Monstruo por alguna fuerza sobrenatural hubiera podido sobrevivir a esos residuos tóxicos, es seguro que no hubieran podido sobrevivir esos peces, sapos y ranas de los que seguro se alimenta.

A menos claro, que sea herbívoro, vegetariano pues, para no ofenderlo. ¿Alguien de veras es tan ingenuo como para creer que los vegetales que constituyeran su dieta pudieran seguir creciendo en ese entorno hipotéticamente sobreviviente? Pero si ni siquiera Alaska se ha podido mantener incólume ante la avanzada de la humanidad que ha ido a escarbar, literalmente, en sus tierras en su sed de petróleo. ¿Y la Laguna? No pudo creer ni dentro del panorama más optimista que para estos momentos la Laguna no fuera otra cosa más que lodo esfangado ¿Se imaginan al Monstruo de la Laguna chapoteando en esa “Laguna”?

---------------------

¿Pueden imaginarse a un pobre Frankestain escudriñado a fondo, por escáner primero y después por resonancia magnética, para ser patentado, por partes de ensamblaje (como si de un juego de lego se tratara), por alguna compañía de tecnología de punta, coreana? ¿Se imaginan los anuncios publicitarios? Dirigidos a las amas de casa, algo así como:

“Olvídese de las tareas del hogar. Sin abrumarse con costosos y feos robots fundidos en metal o plástico. Lleve a su hogar el último grito de la tecnología biológica para que haga por usted todas esas tareas cansadas y aburridas de la casa. Deje atrás labores como lavar, planchar, sacudir, lavar la loza, etcétera. Presentamos nuestra totalmente nueva y flamante línea de Frankestains para aliviarla de todas esas cansadas y molestas tareas. (Pensando en la seguridad de su hogar y de su familia, nuestros productos no han sido modificados genéticamente).”
     Al calce una foto sonriente del tal Frankestain con mandil y sosteniendo el plumero en una mano y la aspiradora en la otra.

Pero me he desviado un poco de la idea que es el tema del presente artículo.

Acordarán conmigo en que es abrumadora la cantidad de novelas y cuentos acerca de vampiros que al día de hoy han sido publicadas. Y no es que sea aburrido el tema, ni mucho menos. El problema es la forma en que los escritores actuales han venido enfocando el tema de los vampiros. Ya no cuentan esas historias de terror que en su buena época comenzaron siendo. Eran buenas historias acerca de seres obscuros y tenebrosos. Seres nocturnos, predadores, que mantenían su existencia apenas al margen de la humanidad.

Pero ahora ¿vampiros que son figurines de alta costura en las páginas de las revistas de moda? ¿Vampiros atractivos y elegantes que son el deseo de toda chica adolescente, y no tan adolescente? ¿Vampiresas seductoras engalanadas con vestidos de lentejuelas, rojas o negras, o enfundadas en mallas y cortas minifaldas, o en sensuales conjuntos entallados de cuero negro? ¿Vampiros que, primero doblegados por su conciencia han dejado de alimentarse sanamente de buena sangre A, B u O positiva o negativa, o que, después, gracias a la tecnología pueden alimentarse de sangre sintética en sabores que van desde naranjada hasta piña colada? ¿Vampiros que, abrumados por remordimientos de conciencia, son incapaces de dar siquiera un sopapo a cualquier tipo o tipa que se les cruce por delante? ¿Vampiros millonarios dedicados casi por completo a la filantropía? Vamos, que el pobre Drácula volvería a caer muerto de un infarto en su ataúd de enterarse.

¿Dónde quedó el terrorífico Nosferatu, ese pobre diablo, contrahecho, carroñero, condenado a vivir en los albañales y refugiarse en los cementerios olvidados para proteger su existencia? ¿Dónde quedó esa raza de vampiros que debían ocultar su miserable ser con harapos y trapos malolientes rescatados de sepulturas recientes? ¿Dónde esos seres nocturnos por necesidad, que miraban con deleite la oportunidad de descabecharse a una sabrosa tipa para devolver a la humanidad el golpe, al menos un poco, de la amargura de sus miserables vidas?

¿Puede alguien imaginarse de la risa histérica que asoma a los labios del más centrado de los vampiros, cuando lee acerca de vampiros que tienen súper-poderes (como los de la Liga de la Justicia, de los cómics), que pueden leer la mente de todos los de su alrededor, y que pueden convertirse en murciélagos, ratas, niebla, o para el caso en perros pequinéses? ¿O que son capaces de correr más rápido que Flash, o que pueden volar como Supermán? En lugar de vestir de trajes de etiqueta y corbata de moño y seda, debieran ir vestidos con calzones rojos y mallas azules. Y ya en esto ¿alguien me puede decir desde cuándo quedaron excluidos de las leyes de la gravedad o de la relatividad los vampiros?

Con riesgo de levantar las críticas de las feministas, creo que las que más pueden salvarse de este juicio son las vampiresas. El grupo femenino en su conjunto siempre ha hecho ostentación de su vanidad, de los pocos escrúpulos que muestran una vez encumbradas en el poder, y de su falta de sensatez en muchos y muy variados asuntos. No puedo menos que anotar, en su desagravio, que ellas se ven condenadas por esos cambios hormonales propios de su género; y más, si pensamos que las pobres vampiresas encima se beben los cambios hormonales de sus víctimas, lo que debe resultar en un coctel corriendo por sus venas digno de cualquier laboratorio farmacéutico de punta.

Amparado en eso, sí puedo pensar en una vampiro que inmediatamente después de levantarse del ataúd, despuntando la noche, lo primero que hace es correr al espejo para retocar su maquillaje y aplicarse ese lápiz labial color rojo mujerzuela o morado viruela que parece serles común. Después de lo cual abrirá la primera revista de modas que tenga a su alcance para descubrir qué modelo, y de qué color, debe ser el vestido que se pondrá para esa noche que, por supuesto, debe ir con la moda que se imponga esa temporada, y que deba combinar con el color de sus zapatos de tacón, y con el color de sus ojos (en ese orden). Y ya en esto ¿cómo hará una vampiresa para maquillarse al espejo, y pegarse las pestañas postizas, si el mentado espejo se supone que no le devuelve reflejo alguno?

---------------------

En los tiempos de nuestros abuelos los monstruos se preciaban de sembrar el terror allá donde quiera que se aparecieran. Las brujas eran condenadas a chamuscarse en la hoguera de leña verde tan pronto se les comprobara que habían salido al mercado para hacerse de algún niño rechoncho y de buen color que seguramente haría una sabrosa sopa para la cena. Para eso, para condenarlas, no era necesario más trámite que la desinteresada acusación de algún buen vecino (siempre de intachable reputación), o de una honesta vecina (nada envidiosa, y por supuesto de reputísima reputación). Y contando con el fervor de algún locuaz devoto, que nunca faltaba, que anteponiendo lo insustancial de su fe por encima de cualquier prueba que demostrase la inocencia de la acusada por aplastante que fuera, terminaba confundiendo la gimnasia con la magnesia, y en el entredicho de la confusión mejor optaba por la seguridad del achicharramiento.

La diligencia de hacerse con la tal bruja, condenarla y hacerla chamusquina es una envidia para los ministerios públicos contemporáneos. En un tris tras el papeleo quedaba hecho, la causa resuelta y la pobre bruja convertida en cenizas. Y a por la siguiente, que en afán de perseguir brujas nadie descansaba ni para comer un hot-dog.

¿Se pueden imaginar ahora el calvario para cubrir los trámites? ¿Que pobre diablo se animaría a levantar la mano para denunciar a la bruja de su vecina que en bata, peinada a greñas, de calcetines y chanclas, y con sartén en mano, habla al sufrido marido y a los críos, a grito pelado y con palabrotas que ponen blanco al más pintado? ¿Que buen ciudadano no lo pensaría dos veces antes de enfrentarse a la Comisión de Derechos Humanos del barrio, o verse inmerso en el legalismo del debido proceso en el que, de descuidarse un pelo, le voltean el chirrión por el palito?

¿Quién el atrevido a presentar la denuncia, con el papeleo de por medio, en original y triplicado, con la copia azul para la defensa, la rosita para el archivo, y la amarilla para terminar sirviendo de porta-vasos al secretario en turno, y en horario de oficina descontadas las horas para desayuno, almuerzo y comida? La desinteresada vecina que presentase la acusación ¿con qué certificado en mano daría prueba de su reputísima reputación?

Y ya entrados en gastos ¿quién iba a ser el valiente para presentar la solicitud, pagando los derechos de por medio, para cerrar la plaza, o al menos la calle, en la que colocar la hoguera? ¿Y quién iba a cargar con el costo del tanque de gas portátil para prender la tarde, y continuar con un bailongo por la noche? Porque ni pensar en encargar leña, porque sería meterse en líos con la Secretaría protectora del Medio Ambiente y después andar a las hostias plantando arbolitos para no cargar con la multa. ¿Quién iba a perder el tiempo solicitando el permiso ante el Departamento de Bomberos para realizar el festival, la chamusquina o como se le quiera llamar?

¿Y cuál sería el departamento apropiado, de la iglesia de la esquina más cercana para solicitar su aval en dicho jolgorio? No fuera a ser que en el desorden de trámites terminara resultando que alguien trajera un exorcista antes que un piromano entusiasta.

Total, que tratándose de brujas, el día de hoy no veo quién se pudiera animar a meterse en el embrollo de denunciar a cualquiera de ellas. Y tratándose del pobre marido de alguna de ellas sería mejor y más fácil recomendarle el divorcio antes que levantar el acta por brujería.

--------------------

Y viendo lo anterior ¿hay alguien que pueda insistir con que los monstruos existen (muy al margen dejo lo de las brujas, porque entre brujas y brujas, mejor me divorcio de mi mujer)?

domingo, 24 de mayo de 2015

Afortunado siempre

Todos ustedes, los que están aquí, y todos los que están allá: si de alguna falta me reconozco tan culpable (de entre tantas de las que culpable soy), es la de haber sido tan afortunado en vivir esta vida (tantas vidas) que nunca he tenido la necesidad de medir en la balanza tanta fortuna. Y sin embargo esta ventura no es mía, o al menos no soy yo aunque me pertenezca: sois vosotros los que al mirarse en el espejo de mi rostro no os habéis percatado que soy un pobre reflejo de la brillantez de vuestra alma.

Por ello siempre os he admirado a todos vosotros. Ahogado siempre en mi eterno desconcierto de saber por qué estoy aquí, os confieso que siempre he sentido admiración y una cierta envidia de ver vuestras vidas tan estructuradas y con tan cierto destino. A todos he de estarles agradecido el haber compartido un pedacito de vuestra vida conmigo.

Intentaré corresponder confiándoos la eterna pregunta que siempre ha estado sembrada en mi alma y que creo que muchas veces me ha sido contestada sin saber yo que aquella era la respuesta que esperaba.

A los que fueron antes de mí, y a los que serán después, les compartiré esa que creo es la respuesta: Dios se ríe contigo, y de tí.

Gómez Conde, mayo de 2015


viernes, 22 de mayo de 2015

sábado, 4 de octubre de 2014

Somos lo que decidimos ser.

“Prefiero ser un mono transformado que un hijo degenerado de Adán”
Frase atribuida a Paul Pierre Broca (1824-1880)


Carta al obispo de Aguascalientes José María de la Torre.

La Iglesia Católica en México ingenuamente cree que es quien debe dictar qué es una familia. Estancada en creencias de siglos pasados sigue considerando que el estereotipo color de rosa de lo que es una familia (“papá, mamá, hijitos”) aún es vigente. Desgraciadamente burócratas enanos de mente han hecho eco de esta ingenuidad.

Una familia es aquella unidad de individuos que deciden forjar una familia.

Nada más lejos del entendido de una familia cuyos integrantes comparten amor y respeto, que las familias “modelo” que son emblemáticas de la Biblia: familia disolutas, incestuosas y malévolas, y que formaron las dinastías de las que la Iglesia Católica enorgullece su linaje.
Qué pequeñez de espíritu.

La grandeza de espíritu se muestra en aquellos que entienden que deben servir a la sociedad sin consideraciones hacia sus propias creencias, y mucho menos intentando imponer sus creencias personales en esa sociedad. Debe recordarse siempre que el fundamento de una creencia no tiene más sustento que sí misma.
Un dogma es un dios con pies de barro.

Un sacerdote debiera aspirar a ser más que un mera caricatura que disimula sus carencias de razón y nobleza bajo una sotana.

He tomado las palabras de Paul Broca para comenzar esta carta, quien “... En 1848 fundó una sociedad de «librepensadores». Fue uno de los pocos científicos franceses de su época que mostraron adhesión a la tesis darwiniana de la evolución a través de la selección natural entre las especies. T. H. Huxley, «el perro guardián de Darwin», señalaría que la simple mención del nombre de Broca llenaba su espíritu de un sentimiento de gratitud, y se atribuye a Broca la afirmación de que «prefiero ser un mono transformado que un hijo degenerado de Adán». Por tales ideas y otros puntos de vista similares fue denunciado por «materialismo» y por corruptor de la juventud, como lo fuera siglos antes Sócrates...”
El cerebro de Broca. Carl Sagan, 1979

Paul Pierre Broca fue un niño prodigio, consiguiendo graduarse simultáneamente en literatura, matemática y física. Ingresó a la escuela de medicina cuando tenía sólo 17 años y se graduó a los 20.


René Gómez Legorreta.


viernes, 26 de septiembre de 2014

Educación, plática de Sir Ken Robinson

Y cada día, en todas partes, nuestros hijos extienden sus sueños bajo nuestros pies, y debemos pisar suavemente.

"Si tuviese yo las telas bordadas del cielo,
Recamadas con luz dorada y plateada,
Las telas azules y las tenues y las obscuras,
De la noche y la luz y la media luz,
Extendería las telas bajo tus pies.
Pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños;
He extendido mis sueños bajo tus pies;
Pisa suavemente, pues pisas mis sueños."

WB Yeats / Education, Sir Ken Robinson


Charla de Sir Ken Robinson en TED 2010 donde plantea un cambio radical en la Educación, pasando de escuelas estandarizadas al aprendizaje personalizado, creando las condiciones para que pueda florecer el talento natural de los niños.

El cerebro de Broca

Apenas unos párrafos del libro en los que Sagan habla acerca de Albert Einstein:

">A través de la lectura de libros de divulgación científica llegué pronto a la convicción de que muchas de las historias bíblicas no pueden ser verdaderas. Como consecuencia, abracé con todas mis fuerzas la libertad de pensamiento y empecé a considerar que a la juventud la estaba estafando intencionadamente el Estado mediante la propagación de mentiras; fue una impresión abrumadora. De esta experiencia nació una firme sospecha ante todo tipo de autoridad, una actitud escéptica ante las convicciones vigentes en todo contexto social específico —actitud que nunca abandoné, aun cuando con el paso del tiempo, una vez fui comprendiendo más a fondo las conexiones causales, perdió parte de su virulencia inicial.<

Los cuatro artículos que publicara Einstein en 1905 hubieran sido una producción impresionante como fruto de toda una vida dedicada a la investigación para cualquier físico. Si se contemplan como lo que en realidad fueron, el resultado de los ratos libres de un año de trabajo de un empleado de veintiséis años de una oficina de patentes suizas, es algo más que asombroso. Son muchos los historiadores de la ciencia que han calificado a 1905 como año milagroso. Dentro de la historia de la física, y con inquietantes parecidos, sólo ha existido otro año adjetivable de tal, 1666, cuando Isaac Newton, con veinticuatro años, aislado en una zona rural a causa de una epidemia de peste bubónica, esbozó una explicación para la naturaleza espectral de la luz del Sol, inventó los cálculos diferencial e integral y postuló la teoría de la gravitación universal. Junto con la teoría de la relatividad general, formulada por vez primera en 1915, los artículos de 1905 representan el principal logro de la vida científica de Einstein.

Antes de Einstein, los físicos sostenían la generalizada creencia de que existían marcos de referencia privilegiados, cosas tales como un espacio y un tiempo absolutos. El punto de partida de las meditaciones de Einstein fue que desde cualquier marco de referencia —cualquier observador, fuera cual fuese su ubicación, velocidad o aceleración— las leyes fundamentales de la naturaleza debían contemplarse de idéntica manera. Parece ser que su idea sobre los sistemas de referencia en física se vio influenciada por sus actitudes sociales y políticas y por su resistencia ante el estridente patrioterismo que impregnara la Alemania del siglo XIX. En este sentido, la idea de la relatividad se ha convertido en un lugar común antropológico, y los científicos sociales han hecho suya la idea de un relativismo cultural. Existen diversos contextos sociales distintos y diferentes interpretaciones del mundo y de los preceptos éticos y religiosos. Por lo demás, las diferentes sociedades humanas son prácticamente comparables en cuanto a su validez.

En un principio no se produjo, ni mucho menos, una aceptación generalizada de la relatividad especial. A modo de nuevo intento de integrarse en la vida académica, Einstein presentó su recién publicado artículo sobre la relatividad a la Universidad de Berna como ejemplo de su trabajo. Evidentemente, él lo consideraba como un buen trabajo de investigación. Sin embargo, le fue rechazado tildándolo de incomprensible y hubo de seguir en la oficina de patentes hasta 1909. A pesar de todo, la publicación del trabajo no pasó desapercibida para todo el mundo y poco a poco algunas de las figuras señeras de la física europea de la época empezaron a sospechar que Einstein podía muy bien ser uno de los más grandes científicos de todas las épocas. Pero aún y así, su trabajo sobre la relatividad generó vivas polémicas. En una carta de recomendación para que Einstein fuera contratado en la Universidad de Berlín, un eminente científico alemán sugería que la relatividad era un excurso hipotético, una aberración momentánea, y que a pesar de todo, Einstein era realmente un pensador de primer orden. (El premio Nobel, de cuya concesión tuvo noticia durante una visita a Oriente en 1921, se le otorgaba por su trabajo sobre el efecto fotoeléctrico y «otras contribuciones» a la física teórica. La relatividad seguía siendo considerada un tema demasiado polémico como para mencionarlo explícitamente.)"



El cerebro de Broca
Carl Sagan 1979
Si alguien desea el libro, con todo gusto puedo proporcionárselo en formato ePub