domingo, 24 de mayo de 2015

Afortunado siempre

Todos ustedes, los que están aquí, y todos los que están allá: si de alguna falta me reconozco tan culpable (de entre tantas de las que culpable soy), es la de haber sido tan afortunado en vivir esta vida (tantas vidas) que nunca he tenido la necesidad de medir en la balanza tanta fortuna. Y sin embargo esta ventura no es mía, o al menos no soy yo aunque me pertenezca: sois vosotros los que al mirarse en el espejo de mi rostro no os habéis percatado que soy un pobre reflejo de la brillantez de vuestra alma.

Por ello siempre os he admirado a todos vosotros. Ahogado siempre en mi eterno desconcierto de saber por qué estoy aquí, os confieso que siempre he sentido admiración y una cierta envidia de ver vuestras vidas tan estructuradas y con tan cierto destino. A todos he de estarles agradecido el haber compartido un pedacito de vuestra vida conmigo.

Intentaré corresponder confiándoos la eterna pregunta que siempre ha estado sembrada en mi alma y que creo que muchas veces me ha sido contestada sin saber yo que aquella era la respuesta que esperaba.

A los que fueron antes de mí, y a los que serán después, les compartiré esa que creo es la respuesta: Dios se ríe contigo, y de tí.

Gómez Conde, mayo de 2015


viernes, 22 de mayo de 2015

sábado, 4 de octubre de 2014

Somos lo que decidimos ser.

“Prefiero ser un mono transformado que un hijo degenerado de Adán”
Frase atribuida a Paul Pierre Broca (1824-1880)


Carta al obispo de Aguascalientes José María de la Torre.

La Iglesia Católica en México ingenuamente cree que es quien debe dictar qué es una familia. Estancada en creencias de siglos pasados sigue considerando que el estereotipo color de rosa de lo que es una familia (“papá, mamá, hijitos”) aún es vigente. Desgraciadamente burócratas enanos de mente han hecho eco de esta ingenuidad.

Una familia es aquella unidad de individuos que deciden forjar una familia.

Nada más lejos del entendido de una familia cuyos integrantes comparten amor y respeto, que las familias “modelo” que son emblemáticas de la Biblia: familia disolutas, incestuosas y malévolas, y que formaron las dinastías de las que la Iglesia Católica enorgullece su linaje.
Qué pequeñez de espíritu.

La grandeza de espíritu se muestra en aquellos que entienden que deben servir a la sociedad sin consideraciones hacia sus propias creencias, y mucho menos intentando imponer sus creencias personales en esa sociedad. Debe recordarse siempre que el fundamento de una creencia no tiene más sustento que sí misma.
Un dogma es un dios con pies de barro.

Un sacerdote debiera aspirar a ser más que un mera caricatura que disimula sus carencias de razón y nobleza bajo una sotana.

He tomado las palabras de Paul Broca para comenzar esta carta, quien “... En 1848 fundó una sociedad de «librepensadores». Fue uno de los pocos científicos franceses de su época que mostraron adhesión a la tesis darwiniana de la evolución a través de la selección natural entre las especies. T. H. Huxley, «el perro guardián de Darwin», señalaría que la simple mención del nombre de Broca llenaba su espíritu de un sentimiento de gratitud, y se atribuye a Broca la afirmación de que «prefiero ser un mono transformado que un hijo degenerado de Adán». Por tales ideas y otros puntos de vista similares fue denunciado por «materialismo» y por corruptor de la juventud, como lo fuera siglos antes Sócrates...”
El cerebro de Broca. Carl Sagan, 1979

Paul Pierre Broca fue un niño prodigio, consiguiendo graduarse simultáneamente en literatura, matemática y física. Ingresó a la escuela de medicina cuando tenía sólo 17 años y se graduó a los 20.


René Gómez Legorreta.


viernes, 26 de septiembre de 2014

Educación, plática de Sir Ken Robinson

Y cada día, en todas partes, nuestros hijos extienden sus sueños bajo nuestros pies, y debemos pisar suavemente.

"Si tuviese yo las telas bordadas del cielo,
Recamadas con luz dorada y plateada,
Las telas azules y las tenues y las obscuras,
De la noche y la luz y la media luz,
Extendería las telas bajo tus pies.
Pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños;
He extendido mis sueños bajo tus pies;
Pisa suavemente, pues pisas mis sueños."

WB Yeats / Education, Sir Ken Robinson


Charla de Sir Ken Robinson en TED 2010 donde plantea un cambio radical en la Educación, pasando de escuelas estandarizadas al aprendizaje personalizado, creando las condiciones para que pueda florecer el talento natural de los niños.

El cerebro de Broca

Apenas unos párrafos del libro en los que Sagan habla acerca de Albert Einstein:

">A través de la lectura de libros de divulgación científica llegué pronto a la convicción de que muchas de las historias bíblicas no pueden ser verdaderas. Como consecuencia, abracé con todas mis fuerzas la libertad de pensamiento y empecé a considerar que a la juventud la estaba estafando intencionadamente el Estado mediante la propagación de mentiras; fue una impresión abrumadora. De esta experiencia nació una firme sospecha ante todo tipo de autoridad, una actitud escéptica ante las convicciones vigentes en todo contexto social específico —actitud que nunca abandoné, aun cuando con el paso del tiempo, una vez fui comprendiendo más a fondo las conexiones causales, perdió parte de su virulencia inicial.<

Los cuatro artículos que publicara Einstein en 1905 hubieran sido una producción impresionante como fruto de toda una vida dedicada a la investigación para cualquier físico. Si se contemplan como lo que en realidad fueron, el resultado de los ratos libres de un año de trabajo de un empleado de veintiséis años de una oficina de patentes suizas, es algo más que asombroso. Son muchos los historiadores de la ciencia que han calificado a 1905 como año milagroso. Dentro de la historia de la física, y con inquietantes parecidos, sólo ha existido otro año adjetivable de tal, 1666, cuando Isaac Newton, con veinticuatro años, aislado en una zona rural a causa de una epidemia de peste bubónica, esbozó una explicación para la naturaleza espectral de la luz del Sol, inventó los cálculos diferencial e integral y postuló la teoría de la gravitación universal. Junto con la teoría de la relatividad general, formulada por vez primera en 1915, los artículos de 1905 representan el principal logro de la vida científica de Einstein.

Antes de Einstein, los físicos sostenían la generalizada creencia de que existían marcos de referencia privilegiados, cosas tales como un espacio y un tiempo absolutos. El punto de partida de las meditaciones de Einstein fue que desde cualquier marco de referencia —cualquier observador, fuera cual fuese su ubicación, velocidad o aceleración— las leyes fundamentales de la naturaleza debían contemplarse de idéntica manera. Parece ser que su idea sobre los sistemas de referencia en física se vio influenciada por sus actitudes sociales y políticas y por su resistencia ante el estridente patrioterismo que impregnara la Alemania del siglo XIX. En este sentido, la idea de la relatividad se ha convertido en un lugar común antropológico, y los científicos sociales han hecho suya la idea de un relativismo cultural. Existen diversos contextos sociales distintos y diferentes interpretaciones del mundo y de los preceptos éticos y religiosos. Por lo demás, las diferentes sociedades humanas son prácticamente comparables en cuanto a su validez.

En un principio no se produjo, ni mucho menos, una aceptación generalizada de la relatividad especial. A modo de nuevo intento de integrarse en la vida académica, Einstein presentó su recién publicado artículo sobre la relatividad a la Universidad de Berna como ejemplo de su trabajo. Evidentemente, él lo consideraba como un buen trabajo de investigación. Sin embargo, le fue rechazado tildándolo de incomprensible y hubo de seguir en la oficina de patentes hasta 1909. A pesar de todo, la publicación del trabajo no pasó desapercibida para todo el mundo y poco a poco algunas de las figuras señeras de la física europea de la época empezaron a sospechar que Einstein podía muy bien ser uno de los más grandes científicos de todas las épocas. Pero aún y así, su trabajo sobre la relatividad generó vivas polémicas. En una carta de recomendación para que Einstein fuera contratado en la Universidad de Berlín, un eminente científico alemán sugería que la relatividad era un excurso hipotético, una aberración momentánea, y que a pesar de todo, Einstein era realmente un pensador de primer orden. (El premio Nobel, de cuya concesión tuvo noticia durante una visita a Oriente en 1921, se le otorgaba por su trabajo sobre el efecto fotoeléctrico y «otras contribuciones» a la física teórica. La relatividad seguía siendo considerada un tema demasiado polémico como para mencionarlo explícitamente.)"



El cerebro de Broca
Carl Sagan 1979
Si alguien desea el libro, con todo gusto puedo proporcionárselo en formato ePub

Steve Jobs y los niños

Un artículo interesante, publicado el día de ayer, en el que Guadalupe Nettel reflexiona sobre la adicción a las tabletas y teléfonos inteligentes en que pueden verse inmersos nuestros hijos:

"Las razones que Jobs daba al periodista no podían ser más convincentes: habían visto el daño que las tabletas causan en los usuarios y querían evitar que sus hijos crecieran en semejantes condiciones. Según investigadores como Nicholas Carr, los efectos negativos del abuso de Internet son la pérdida de facultades como la memoria y la concentración. En la entrevista Jobs hablaba sobre todo de la exposición a la pornografía pero también de una fuerte adicción a los aparatos que su empresa sigue fabricando. Si los dejaban jugar con las tabletas y los iphones durante los fines de semana era sólo porque pensaban que una prohibición muy estricta podía tener consecuencias adversas y despertar en ellos un excesivo interés. ¿Qué hacen entonces los hijos de los Jobs? Preguntaba el periodista. “Saltar la cuerda, jugar con plastilina y sobre todo leer libros de verdad (no digitales) con letras e ilustraciones.”.



El artículo completo: Steve Jobs y los niños

Así no vas a conseguir marido, mijita

Un muy ameno artículo que Gabriela Wakertin publicó el día de ayer:

"No te peinas. Traes una facha de muchachito que no jodas. ¿Piensas seguir estudiando? ¿De veras? Tú continúa jugando fútbol, mi reina, encontrarás alguien que te cargue los balones. Y no es albur. Saliste un poco mandona, ¿no? Pero, de veras, péinate. Y un poco de maquillaje, ya ni digo de la falda. ¿Que te quedaste arreglando tu casa? Vaya, hasta que te estás haciendo mujercita. Oye, sólo que nunca estás. Luego no te sorprendas de que tu marido encuentre a otra. Porque tú mucho trabajo, mucho trabajo, pero pues al hombre lo tienes muy abandonado. ¿No escuchaste? Ya llegaron tus hermanos. Ábreles la puerta. Y acá, entre nos, ¿a cuántos se habrá cogido esa vieja para llegar al puesto que tiene? Oh puuusssssss, sólo pregunto! Pero ya, de veras, ¿no te piensas peinar?"



El artículo completo: Así no vas a conseguir marido, mijita